Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime
Viernes, 22 Marzo 2019
Super User

Super User

Buenos días a todos vosotros:
Siempre es agradable reunirse aquí cada año al comienzo de la Cuaresma, para esta liturgia del perdón de Dios. Es bueno para nosotros, -¡es bueno para mí también! – y siento una gran paz en mi corazón, ahora que cada uno de nosotros ha recibido la misericordia de Dios y la ha dado a otros, hermanos suyos. Vivamos este momento por lo que realmente es, como una gracia extraordinaria, un milagro permanente de la ternura divina, en el que una vez más la Reconciliación de Dios, hermana del Bautismo, nos conmueve, nos lava con lágrimas, nos regenera, nos devuelve la belleza original.

(VATICANNEWS) La próxima Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Polaca celebrará también el sexto aniversario de la elección del Papa Francisco como Sucesor de Pedro. Las celebraciones jubilares se llevarán a cabo del 12 al 14 de marzo.

La reflexión del Papa Francisco esta mañana en la homilía de la Misa en Casa Santa Marta comienza a partir de la Primera lectura de hoy, tomada del Libro de Deuteronomio (Dt 30: 15-20). Se trata de una parte del discurso que Moisés hace al pueblo para prepararlo para ingresar a la Tierra Prometida, colocándolo frente a un desafío que es también la elección entre la vida y la muerte. "Es un llamado a nuestra libertad", explica el Papa, centrándose en particular en tres palabras clave de Moisés: si "tu corazón da marcha atrás", "si no escuchas" y "si te dejas arrastrar hacia postrarte ante otros dioses".

(VATICANNEWS)«Tocad la trompeta, proclamad un ayuno santo» (Jl2,15), dice el profeta en la primera lectura. La Cuaresma se abre con un sonido estridente, el de una trompeta que no acaricia los oídos, sino que anuncia un ayuno. Es un sonido fuerte, que quiere ralentizar nuestra vida que siempre va a toda prisa, pero a menudo no sabe hacia dónde. Es una llamada a detenerse, a ir a lo esencial, a ayunar de aquello que es superfluo y nos distrae. Es un despertador para el alma.

 (VATICANNEWS)“La Cuaresma es una llamada a detenerse, a ir a lo esencial, a ayunar de aquello que es superfluo y nos distrae. Es un despertador para el alma”, es el llamamiento del Papa Francisco este Miércoles de Ceniza, 6 de marzo de 2019.

“Que los que hagan política antepongan el bien común a sus intereses privados, que no se dejen intimidar por los grandes poderes financieros y mediáticos, que sean competentes y pacientes al afrontar los problemas complejos, disponibles en escuchar y aprender en el diálogo democrático, conjugando la búsqueda de la justicia con la misericordia y la reconciliación”, afirmó el Papa en su mensaje a los obispos brasileños.