radios.co.ni/
Martes, 21 Septiembre 2021
Afganistán, Riccardi: el ayuno y la oración que pide el Papa, "rebelarse" contra la guerra

Afganistán, Riccardi: el ayuno y la oración que pide el Papa, "rebelarse" contra la guerra Featured

(VATICAN NEWS)El fundador de Sant'Egidio comentó el llamamiento lanzado por Francisco durante el Ángelus a los creyentes y por el país herido por los atentados y la huida de civiles: "Se reza demasiado poco por la paz en las iglesias. Si los pequeños grupos pueden sembrar el terror, los pequeños grupos pueden sembrar la paz".

“"Hago un llamamiento a todos para que intensifiquen la oración y practiquen el ayuno. Oración y ayuno, oración y penitencia, este es el momento de hacerlo. Lo digo en serio, intensificar la oración y practicar el ayuno, pidiendo al Señor misericordia y perdón".”

Con la mirada puesta en el drama de Afganistán, herido por los recientes atentados y la huida desesperada de cientos de personas, Francisco, desde el Palacio Apostólico para el rezo del Ángelus y desde la ventana virtual y aún más amplia de su cuenta de Twitter @Pontifex, volvió a pedir a los fieles del mundo que se reúnan en oración y ayunen. Ya en otras ocasiones durante su pontificado, ante tragedias humanitarias, el Papa ha pedido este tipo de "acción" por parte de los fieles.

Oración y ayuno ante las tragedias humanitarias

Lo hizo el 7 de septiembre de 2013, cuando en la Plaza de San Pedro reunió a miles de personas, católicas y no catàolicas, para rezar, con antorchas y banderas, por la atormentada Siria, al borde de una posible guerra feroz, tras el ataque a civiles con gas venenoso. Con igual vigor, Francisco había pedido en 2017 rezar y ayunar por Sudán del Sur y la República Democrática del Congo, azotados por el hambre, la explotación, la emigración y la violencia. Se ha celebrado una gran vigilia en la Basílica Vaticana, acompañada de marchas y manifestaciones. En ese momento, el Papa invitó a los cristianos de otras Iglesias y a los seguidores de otras religiones a unirse al evento, "de la manera que consideren más apropiada, pero todos juntos".

La misma fórmula se utilizó para invitar a los hermanos de otras confesiones a la gran jornada por el Líbano, convocada para el 4 de septiembre de 2020, cuando el mundo luchaba por recuperarse de la devastadora primera oleada de la pandemia del Covid y, exactamente un mes antes, había asistido atónito a la devastadora explosión en el puerto de Beirut.

Riccardi: deberíamos rezar un Rosario diario por los países en guerra

También en esa ocasión, el Papa pidió oración y ayuno. Dos prácticas que podrían parecer -incluso a los ojos de algunos de los mismos creyentes- obsoletas o anacrónicas ante el mar de necesidades que provienen de estos territorios desgarrados en sus bases sociales y políticas. "Pero rezar y ayunar no son en absoluto prácticas anacrónicas, y mucho menos espiritualistas", dice Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de Sant'Egidio, comentando la iniciativa del Pontífice con Vatican News. "Por el contrario, creo que rezamos demasiado poco por la paz en nuestras iglesias. Los domingos apenas escuchamos oraciones por Afganistán o, por ejemplo, por el norte de Mozambique con 800.000 refugiados, o por tantas guerras olvidadas. Rezamos poco por la paz, mientras que deberíamos tener en nuestras manos cada día un Rosario con los nombres de todos los países en guerra para rezar por ellos. La oración es una fuerza. Giorgio La Pira decía: Creo en el poder histórico de la oración. Aquí, la oración, en cierta medida, se convierte en la forma de proteger a los que no pueden ser protegidos, confiándolos a la mano paternal de Dios".

Entrevista con Andrea Riccardi

No es la primera vez que el Papa, ante tragedias humanitarias, llama a los creyentes y a otras personas a reunirse en oración universal. En estas situaciones de emergencia, en las que el trabajo a realizar es enorme, ¿por qué, en su opinión, la urgencia de lanzar estas -por así decirlo- "maratones" de oración y ayuno?

Ante guerras lejanas, ante situaciones que no sabemos cómo resolver, parece que no podemos hacer nada, se crea una sensación de impotencia, y entonces de la sensación de impotencia surge la indiferencia. Lo que el Papa llamó en su discurso sobre Lampedusa una "globalización de la indiferencia". En el mundo global, de hecho, lo vemos todo, nos llegan imágenes y noticias de todo, pero luego nos quedamos indiferentes porque sentimos que no podemos hacer nada: ¿qué puedo hacer yo, un pequeño hombre o mujer, frente a Afganistán si los propios Estados Unidos no saben qué hacer? En cambio, creo que, en este mundo global, cada hombre y cada mujer pueden hacer algo. Si los pequeños grupos pueden sembrar el terror, los pequeños grupos pueden sembrar la paz. Y pueden hacerlo a través de la oración que, junto con el ayuno, que también es desprendimiento de la vida cotidiana, es una "revuelta" contra la guerra, así como una invocación al Señor, el Señor de la historia, para que abra caminos de paz y suscite, a través de su espíritu, la buena voluntad de los hombres, de los poderosos, de las instituciones.

El encuentro interreligioso en Asís con San Juan Pablo II el 27 de octubre de 1986

El Papa siempre ha invitado a hermanos y hermanas de otras confesiones religiosas a unirse a él. ¿Qué valor pueden tener estas iniciativas del Papa para los no católicos?

Estuve presente en Bari en el encuentro por la paz en julio de 2018 con los patriarcas y jefes de las Iglesias de Oriente Medio y lo que me llamó mucho la atención, porque el Papa invitó a los cristianos a la unidad de la oración. Una imagen puramente evangélica. El acuerdo entre "hermanos" puede mover, puede abrir una historia de paz. Karl Barth, un teólogo protestante, nada fácil para el intimismo religioso, solía decir que nuestra oración puede cambiar la voluntad de Dios, dirigir la historia de la que Dios es Señor de una manera nueva. Por supuesto, esto implica a todos los creyentes, incluso a los de otras religiones, porque la paz es un valor de todas las religiones. La paz es el nombre de Dios: lo es en el catolicismo, en el islam, en las religiones orientales o, si pienso en el gran patrimonio común como los salmos, en el judaísmo. Es el Espíritu de Asís, la invitación a la oración por la paz, ese avance revolucionario y decisivo introducido en 1986 por Juan Pablo II: rezar juntos por los demás, no contra los demás.

Ayer por la mañana fue recibido en audiencia privada por el Papa. ¿Hablaron de la situación en Afganistán? ¿Compartió el Papa alguna preocupación o pensamiento con usted?

El Papa está profundamente preocupado por Afganistán, sigue la situación día a día, pero no ha abandonado el sueño y la visión -y ya hemos hablado de ello- de construir un nuevo mundo postcovid, en el que la solidaridad social vaya de la mano de la solidaridad internacional. Fratelli Tutti es la Carta Magna y el espíritu con el que se construye esta sociedad postcovid.

Vivimos con demasiadas emociones ligadas a las noticias, olvidando a menudo que estamos realmente en una fase histórica de grandes cambios, en la que urge construir un mundo diferente al anterior. Y ahora nos enfrentamos a un drama como el de Afganistán, que exige una solidaridad espiritual y concreta en la acogida. Preguntémonos: ¿qué tipo de sociedad queremos construir? ¿Las sociedades de los muros y el miedo o las sociedades de la esperanza y la acogida? Esperanza y acogida que se alimentan de la oración. Porque rezar nos hace audaces y también capaces de pensar en nuevas fórmulas de convivencia.

Read 31 times
Rate this item
(0 votes)

About Author