Print this page

Cardenal Brenes: "Decimos que permanecemos unidos a Jesús, ¿ qué frutos estamos dando ?"

En momentos difíciles que podemos estar viviendo, la familia sufre la enfermedad de muchos de sus miembros; la pandemia ha hecho muchos efectos, ha dejado tristeza en el corazón de muchas familias, cuando ven partir a uno de sus seres queridos; pero la palabra del Señor es siempre consuelo. Ya el domingo pasado, se nos decía: “Permanezcan en mi,asi como la vid está unida al sarmiento”, y era como la propuesta que este servidor les hacía… también me hacía a mi: “ Permanecer unidos al Señor, como el tronco, unidos a las ramas al tronco,para que esa sabia, llegue y alimente la rama y pueda dar los frutos; una rama que no está unida al tronco, aun mas una rama que se quiebra, queda, quizá, pequeñamente unida, siempre tiene debilidad, lo hermoso se estar totalmente unidos al tronco.El sarmiento unido totalmente a la vid para dar frutos y frutos en abundancia.

Hoy también mis buenos hijos, tanto la primera carta del Apóstol San Juan como el Evangelio, nos habla de permanecer en el amor, es parte de los frutos de estar unidos a Cristo el Señor y estar unido al Padre.

Permanezcan en mi amor, si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor, lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre… permanezco en su amor.

Qué hermoso, mis buenos hijos, este verbo usado por el Señor desde el domingo pasado y hoy: “Permanecer”, lo que significa estar siempre unidos, estar siempre unidos y que van a ser los frutos de esto de permanecer unidos: El amor… el amor.

Desgraciamente, en algunos momentos, algunas personas, pueden dar otro sentimiento, otro significado al amor de Dios; pero como frutos de estar unidos, el amor implica mucho; el amor implica generosidad, el amor implica el darse, el amor implica vivir en austeridad, amor implica no hacer a un lado, no descalificar al otro, el amor implica unidad, el permanecer unidos implica comunión, implica diálogo, implica cercanía; por eso, en este domingo mis buenos hijos, estas lecturas que hoy han sido propuestas de manera especial, la segunda lectura y el evangelio, tiene que invitarnos a nosotros también a examinarnos.

 

Decimos que permanecemos unidos a Jesús, ¿ qué frutos estamos dando ?… por sus frutos los conocereís. A veces amamos otras cosas, que son el sentimiento que nos propone Jesús, un amor que quizá nos separa, mas bien, de esta comunión con el Señor . Cuando amamos, las idiologías, cuando amamos, nuestra soberbia, cuando amamos el odio, cuando amamos el descartar al otro, cuando amamos la calumnia , cuando amamos el odio, ese amor no es el amor de Cristo, ese amor no es fruto de esta unidos a Cristo y al Padre Celestial. El amor de Dios, es un amor de generosidad, un amor, a como bien decía el Apóstol Pablo que no hace diferencia de personas y el espíritu viene a consolidar ese amor, viene a consolidar esa unión; por eso, veo bien apropiado este texto de hoy para nosotros los nicaragüenses y para el mundo, un porcentaje inmenso se llaman cristianos en Nicaragua, de las diversas confesiones que tienen a Cristo como el centro de sus vidas; pero ¿ Cómo estamos unidos a él ?, ¿ Cuáles son los frutos que estamos dando ? , ¿ Cuáles son los frutos de ese amor propio de Dios ?, porque Dios es amor, Cristo es amor y la alegría del cristiano es dar amor según el espíritu, según la persona de Jesús. Nadie tiene amor mas grande que el que da la vida por el hermano, el que da la vida por sus amigos, el que da la vida por el otro.

 

Qué hermoso el amor de una madre, el dolor, el dolor ante el hijo, hoy vemos muchas madres que viven ese dolor en el corazón ante el asesinado, ante la muerte de uno de sus hijos. Siempre lo tengo tan grabado aquella expresión de una mamá que dijo : “ He dado a mi hijo con dolor, pero cuando he dado a luz a mi hijo, una alegría a venido a mi; pero la muerte de mi hijo es el dolor mas grande que nada ni nadie puede curar”, Si ¡¡. Sin embargo, Cristo, es consuelo que fortalece, el único que puede curar y fortalecer; pero siempre estará ese dolor, un dolor que lo lleva con amor, porque ha dado su vida.

 

Por eso hoy, mis buenos hijos, experimentemos la grandeza del amor, el amor de Cristo que lleva alegría. Siempre recuerdo aquel slogan hemoso de los campesimos de esa amada iglesia que peregrina en Matagalpa, el decia que “ Donde está un católico, ahí hay alegría “ y lo decían con tanta fuerza y un convencimiento total,porque donde está un católico, tiene que haber amor; en esto los conocerán a ustedes: que se aman los unos a los otros, aún con las diferencias que podamos tener, aún con las diferencias sociales, las diferencias políticas, las diferencias ideológicas; pero tenemos que examinarnos si estamos verdaderamente amando al hermano y amándolo desde la persona de Jesús. Bien, y la recomendación del Señor : “ Pidan al Padre en mi nombre y Él se los va a conceder”.

 

Si, la oración, la oración es importante, desgraciadamente algunos pensarán: ¿por qué orar ? ,¿Par qué orar?; pero el Señor insiste: “ Todo lo que pidan en mi nombre, se los va a conceder. Claro, debemos de saber pedir con fe, con fe !, que sea Él, el que nos de esa gracia, que sea el Espíritu Santo que nos de esa gracia; por eso qué hermoso, mis buenos hijos, este mes, este mes de mayo, mes de María, cuando el Santo Padre nos ha invitado a ese maratón del rezo del Santo Rosario, qué hermoso ver los santuarios mundiales, cada día a las 10 de mañana, a través de nuestro canal católico ver a los hermanos rezando y junto a él, cienes y miles de personas, qué hermoso ver las 5:30 de la mañana muchas personas unidas al Santuario Nacional Mariano en El Viejo, rezando el Santo Rosario, qué hermoso ver a las 6 de la tarde, a través de nuestro canal católico y las radios, religiosas de la amada Diócesis de Matagalpa, rezando el Santo Rosario y con ellas cienes y cienes de personas unidas a nivel nacional, para otro grupo a las 9 de la noche, también, junto con este servidor, rezando el Santo Rosario;pero todos aquellos anónimos, que en día han rezado el Santo Rosario.

 

Los exhorto, sigamos unidos al Papa; pero de manera especial el próximo jueves, 13 de mayo, fiesta en honor a nuestra madre, bajo la advocación de nuestra Señora de Fátima, nos uniremos a Colombia que está sufriendo tanto, tantos muertos por la violencia, y el Papa sentía el dolor, y hoy encomendaba en su oración a ese pueblo, pues el 13 de mayo desde el Santuario en honor a nuestra madre en la advocación de Nuestra Señora de Chiquinquirá, rezaremos el Santo Rosario. Cuando sean las 11 en Colombia, desgraciadamente va a cohincidir con el rezo del Santo Padre, a las 10 de la mañana; pero también desde nuestra iglesia catedral, a las 11 rezaremos el Santo Rosario y a las 12 celebraremos la Eucaristía, orando por le fin de la pandemia,orando por todos nosotros los nicaragüenses, para que encontremos caminos de paz, si se han elaborado normas, leyes que a veces da la impresión que van a dividirnos, No !, demosle la vuelta y transformemos esas leyes, esas normas en caminos reconciliación, en caminos de paz, en caminos de amor para todos nosotros los nicaragüenses, y se lo pedimos a nuestra madre, que ella interceda ante su hijo para todos podamos apotar lo que siempre digo yo: “ nuestro granito de trigo por la paz,por la reconciliación,por la fraternidad y la unidad de todos nosotros los nicaragüenses

Read 506 times Last modified on Martes, 11 Mayo 2021 16:55
Rate this item
(0 votes)

About Author

Latest from Super User