Viernes, 26 Abril 2019
El Papa en Abu Dhabi: Que las religiones sean centinelas de la fraternidad

El Papa en Abu Dhabi: Que las religiones sean centinelas de la fraternidad Featured

(VATICANNEWS)Las religiones no admiten la violencia y el terrorismo, sino que están comprometidas con la igual dignidad de todos, para ayudar a la reconciliación, para ser las voces de los últimos y capaces de "desmilitarizar el corazón humano". Este es el fuerte mensaje del Papa en la Reunión Interreligiosa en el Memorial del Fundador en Abu Dhabi. Al final de la reunión, la firma del Documento Común sobre la Fraternidad Humana para la Paz Mundial y la Convivencia Común.

Caminan como hermanos. Es en este proceso de proceder junto con el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyib, que se explica el sentido de la Reunión Interreligiosa sobre Fraternidad Humana en el Memorial del Fundador de Abu Dhabi, promovida por el Consejo Musulmán de Ancianos, con cerca de 700 líderes de diferentes religiones. El primer discurso del Papa Francisco es el corazón del viaje a los Emiratos Árabes Unidos, también el primero para un Pontífice. Es intenso, lleno de ideas, claro en la reafirmación del valor del diálogo entre religiones: puentes entre pueblos y culturas, "voz de los últimos". Narrada al condenar toda forma de violencia en nombre de Dios, al subrayar que "no se puede proclamar la fraternidad y luego actuar en sentido contrario", que "la convivencia fraterna" se basa "en la educación y la justicia". Fuertes en la llamada a la paz en escenarios como Yemen, Siria, Irak y Libia e igualmente fuertes, como comunidades reunidas, en dar "un mensaje de confianza" para no rendirse "a las inundaciones de violencia".

Creyente amante de la paz

Así se dibuja el Papa Francisco, recordando el histórico encuentro, hace 800 años, entre el fraticello de Asís y el sultán al-Malik al-Kāmil La paz es la palabra que él recuerda, explicando que ha aprovechado la oportunidad "como un hermano que busca la paz entre hermanos".

"Querer la paz, promover la paz, ser instrumentos de paz: por eso estamos aquí".

Una paz que hay que salvaguardar entrando juntos, explica el Papa, "en un arca que pueda navegar por los mares tormentosos del mundo: el arca de la fraternidad".

Ninguna religión justifica la violencia

La fraternidad es la otra palabra clave en la que habita Francisco, ya que es también el tema del Encuentro Interreligioso. La fraternidad entendida como "una vocación contenida en el proyecto creador de Dios", dijo Benedicto XVI, y así el Papa retoma su pensamiento subrayando que "todos tenemos la misma dignidad y que nadie puede ser amo o esclavo de los demás" porque todos somos preciosos a los ojos de Dios.

En el nombre de Dios Creador, por lo tanto, todas las formas de violencia son condenadas sin vacilación, porque es una grave profanación del Nombre de Dios utilizarlo para justificar el odio y la violencia contra el hermano. No hay violencia que pueda justificarse religiosamente.

Fraternidad en la diversidad

El Papa recuerda que el enemigo de la fraternidad es el individualismo, por lo que "cada credo está llamado a superar la brecha entre amigos y enemigos, a asumir la perspectiva del Cielo, que abraza a los hombres sin privilegios ni discriminaciones. Francisco expresa su aprecio por el compromiso de los Emiratos Árabes Unidos en garantizar la libertad de culto, una manera también de asegurar que "la religión no sea explotada y se arriesgue, admitiendo la violencia y el terrorismo, a negarse a sí misma". La fraternidad -explica el papa- expresa multiplicidad y diferencia, la actitud correcta no es "ni uniformidad forzada ni sincretismo conciliador", sino comportarse como hermanos.

Lo que estamos llamados a hacer, como creyentes, es comprometernos con la igual dignidad de todos, en nombre del Misericordioso que nos creó y en cuyo nombre se debe buscar la composición de contrastes y la fraternidad en la diversidad.

Reconocer al otro

Es el diálogo constante, cotidiano y eficaz que es el otro acento que toca a Francisco para salvaguardar la familia humana. Habla de "la valentía de la alteridad" que implica "el pleno reconocimiento del otro y de su libertad" y el compromiso de gastarse para que "los derechos fundamentales se afirmen siempre, en todas partes y por todos".

Porque sin libertad ya no sois hijos de la familia humana, sino esclavos. Entre las libertades que me gustaría destacar la religiosa. No se limita sólo a la libertad de culto, sino que ve en el otro verdaderamente un hermano, un hijo de mi propia humanidad, a quien Dios deja libre y a quien, por lo tanto, ninguna institución humana puede forzar, ni siquiera en su nombre. La libertad es un derecho de toda persona: todos gozan de libertad de creencia, pensamiento, expresión y acción. El pluralismo y la diversidad de religiones, colores, sexos, razas y lenguas son una sabia voluntad divina con la que Dios creó a los seres humanos.

La oración, reconstituyente de la fraternidad

En esta definición, el Papa subraya que el futuro del diálogo interreligioso es precisamente la oración entre hermanos, la armonía de la diversidad para llevar a cabo la "urgente tarea de tender puentes entre los pueblos y las culturas":

Ha llegado el momento de que las religiones se entreguen más activamente, con valentía y audacia, sin pretensiones, para ayudar a la familia humana a madurar su capacidad de reconciliación, su visión de esperanza y sus itinerarios concretos de paz.

Educación y justicia, las alas de la paz

Conocer al hermano", subraya Francisco, "es la base para formar identidades abiertas, "capaces de superar la tentación de inclinarse hacia atrás y endurecerse". Educar significa desactivar las semillas de la violencia, el odio y los prejuicios. La justicia está indisolublemente ligada a la paz, de modo que las religiones tienen la tarea de recordar que la codicia y el beneficio hacen que el corazón se inerte y que las leyes del mercado no ayudan al "encuentro, al diálogo, a la familia".

"Que las religiones sean la voz de los más pequeños, que no son estadísticas sino hermanos, y que estén al lado de los pobres; que vean como centinelas de la fraternidad en la noche del conflicto, que sean llamadas vigilantes para que la humanidad no cierre los ojos ante la injusticia y no se resigne nunca a los demasiados dramas del mundo".

La indiferencia no mira hacia el futuro

Mirando al desierto, a su florecimiento, a su desarrollo para el país, Francisco recuerda que cuando uno es indiferente al otro no hay progreso real y duradero. "La indiferencia -afirma- nos impide ver a la comunidad humana más allá de las ganancias y al hermano más allá del trabajo que realiza. De hecho, la indiferencia no mira hacia el futuro; no mira hacia el futuro de la creación, no se preocupa por la dignidad del extranjero y el futuro de los niños".

Las semillas de la paz

Otra tarea que el Papa indica para las religiones es la de sembrar semillas de paz como: "una convivencia fraterna, fundada en la educación y la justicia; un desarrollo humano, construido sobre la inclusión acogedora y sobre los derechos de todos". Hoy la urgencia de Francisco es "contribuir activamente a desmilitarizar el corazón humano":

La carrera armamentista, la extensión de las propias zonas de influencia, las políticas agresivas en detrimento de los demás nunca traerán estabilidad.

"La guerra no puede crear nada más que miseria, armas nada más que muerte! ”

Confianza en que estamos juntos

Francisco, al final de su discurso, subrayó "el deber de desterrar de la palabra guerra todos los matices de aprobación". En su corazón están las consecuencias nefastas de tantos conflictos y la necesidad de dar juntos un mensaje de confianza "a los torrentes de violencia" y a la "desertificación del altruismo". "Dios -explica- está con el hombre que busca la paz.

Pienso en particular en Yemen, Siria, Iraq y Libia. Juntos, hermanos de la única familia humana querida por Dios, comprometámonos contra la lógica del poder armado, contra la monetización de las relaciones, el armado de las fronteras, el levantamiento de muros, el amordazamiento de los pobres; a todo esto nos oponemos el dulce poder de la oración y el compromiso diario con el diálogo.

Al final del encuentro, el Papa y el Gran Imán firmaron conjuntamente el Documento sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia común. Una firma detrás de la instalación "La Constelación" que reproduce tridimensionalmente el rostro del fundador de los Emiratos Árabes Unidos, Sheikh Zayed bin Sultan, subrayado por una lluvia de hojas y música, sellando un momento de encuentro, de abrazo en el reconocimiento de uno mismo como hijo de Dios.

Read 74 times
Rate this item
(0 votes)

About Author