Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime
Jueves, 16 Agosto 2018
La santidad no es el privilegio de unos pocos, sino la vocación de todos

La santidad no es el privilegio de unos pocos, sino la vocación de todos Featured

El tiempo de Pascua, centrado en la muerte y la resurrección de Jesús, culmina en la fiesta de Pentecostés. Esta solemnidad nos hace recordar y revivir la efusión del Espíritu sobre los Apóstoles y los otros discípulos, reunidos en oración con la Virgen María en el Cenáculo (Hechos 2: 1-11). En este día comenzó la historia de la santidad cristiana, porque el Espíritu Santo es la fuente de la santidad, que no es el privilegio de unos pocos, sino la vocación de todos.

Por el Bautismo, todos estamos llamados a participar en la vida divina de Cristo y, a través de la Confirmación, a convertirnos en Sus testigos en el mundo. “El Espíritu Santo propaga la santidad en todas partes, en el pueblo santo y fiel de Dios” (Ex., A. Gaudete et exsultate, 6). Como dice el Concilio Vaticano II, “La buena voluntad de Dios ha sido que los hombres no reciban la santificación y la salvación por separado, aparte de cualquier vínculo mutuo; quería convertirlo en un pueblo que lo conocería según la verdad y le serviría en santidad “(Const dogm, Lumen Gentium, 9).

Ya por medio de los antiguos profetas, el Señor había anunciado a la gente este designio. A través de Ezequiel, él dice: “Pondré mi espíritu en vosotros, y  haré que caminéis conforme a mis leyes, guardéis mis preceptos y seáis fieles a ellos”. […] vosotros, seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios “(36,27-28). Y por la boca de Joel proclamó: “Derramaré mi espíritu sobre toda carne; vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán”. […] Incluso hasta en los siervos y en las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días. … todo el que invoque el nombre del Señor será salvo “(3,1-2,5).

Todas estas profecías se realizan en Jesucristo, “mediador y garante de la efusión eterna del Espíritu” (Misal Romano, Prefacio después de la Ascensión). Hoy es la fiesta de la efusión del Espíritu Santo.

Desde ese día de Pentecostés, y hasta el final de los tiempos, esta santidad, que es la plenitud de Cristo es dado a todos los que están abiertos a la acción del Espíritu Santo y que se esfuerzan por ser dócil. Es el Espíritu que nos hace experimentar una alegría plena. El Espíritu Santo viene a nosotros, vence la aridez, abre los corazones a la esperanza, estimula y promueve la madurez interna en la relación con Dios y el prójimo. Esto es lo que San Pablol nos dice: “He aquí el fruto del Espíritu, es amor, alegría, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio” (Gal 5,22). Todo esto el Espíritu Santo lo hace en nosotros. Hoy celebremos esta riqueza que el Padre nos da.

Pidamos a la Virgen María que obtenga hoy un Pentecostés renovado para la Iglesia, una juventud renovada, que nos da la alegría de vivir y atestiguar el Evangelio e “infunda en nosotros un intenso deseo de ‘ser santos para la mayor gloria de Dios’ (Gaudete et exsultate, 177).

Read 145 times
Rate this item
(0 votes)

About Author