radios.co.ni/
Lunes, 30 Noviembre 2020
Monseñor Jorge Solórzano: Jesús es el lugar definitivo de la presencia de Dios en medio de su pueblo

Monseñor Jorge Solórzano: Jesús es el lugar definitivo de la presencia de Dios en medio de su pueblo Featured

(MANAGUA)Encontramos a Jesús en el Templo, como él la llama, “ Casa de mi padre ”, convertida en cueva de ladrones, convertida, como dice el Papa, en interes personales, en la sagrada escritura, es signo visible de la presencia de Dios en su pueblo, como dice Jesús, casa de mi Padre, el Templo es signo visible que representa una realidad.

El Templo es un signo visible de la presencia de Dios, es casa de Dios, la mentalidad biblica sabe diferenciar bien, porque es un signo que no agota la trasendecia de Dios, porque Dios es inabarcable, Dios esta en cualquier lugar, desde el caminar del pueblo por el decierto, cuando la presencia de Dios, se significaba en la tienda del encuentro hasta la construcción del templo de Salomón, hasta sus posteriores reconstructores, Dios quizo dejar este lenguaje vivo de su fidelidad y su amor.

Para nosotros los cristianos, habla fuerte la palabra de Jesús a la Samaritana, los adoradores verdaderos adoraran al Padre en espíritu y en verdad; el nuevo templo de la nueva alianza no es la piedra y el semento, sino que es la persona de Jesús.

En el cuerpo del Cristo resucitado se manifiesta la presencia de Dios, en él, en su nombre se raeliza la verdadera adoración, cuando hoy se realiza el rito de consagración o dedicación, de una Catedral o de un templo parroquial, siempre se tiene presente esta doble realidad, la convicción de que el templo vivo es Cristo mismo, y por otro lado que necesitamos de signos visibles de su presencia como son los templos materiales, todo es lenguaje de Dios, lenguaje sacramental, ese lenguaje de la presencia de Cristo, el altar representa al mismo Cristo, al mismo Jesús.

Las especias eucarísticas, reservadas en el sagrario es presencia de Cristo, la comunidad es el cuerpo de resucitado, así también el ambón es presencia de Cristo, todo remite al misterio de Jesúcristo; un templo es memoria histórica de una comunidad, nos coloca en sintonía con las generaciones de creyentes que han pasado por ellos, de quienes somos deudores, con los cuales experimentamos con ellos una vivísima comunión, un templo es símbolo de nuestra comunión con Jesús y con todos aquellos con los que compartimos nuestro caminar como discípulos del Señor; por eso el templo debe estar bien cuidado.

Un templo es una multitud de personas acompañadas y amadas por Dios, que asumen su proyecto de amor, y viven en la santidad de su gracia, así la comunidad parroquial y diocesana son una gran familia, donde cada uno tiene su puesto, su misión y responsabilidad, este es el verdadero tiempo de Dios, significado en el esplendor de piedra y su arquitectura, edificado en la realidad viva del resucitado cuyo cuerpor se reconoce en el rostro de todos los bautizados que se ofrecen como templo vivo al Padre, este es el templo que el pofeta Ezequiel vió en una visión;dice el profeta Ezequiel que del templo brotan los brazos de un río que cubren los cuatro puntos cardinales de la tierra, es decir, todas la dimensiones de la tierra, un río al que no se puede medir su caudal, un río que capaz de sanar las aguas hediondas del Mar muerto, un río que genera vida en abundancia.

Jesús llega como peregrino a Jerusalen, para la fiesta de la Pascua, celebración de la liberación, entra a la explanada del templo y se encuentra ante un mercado, comercio de animales para el sacrificio y cambio de monedas para pagar el tributo del templo, Jesús ve los abuso y reacciona interviniendo, lo que ve ahí no esta de acuerdo con el Dios al que proclama como su Padre, y dice la casa de mi Padre no es un mercado, la presencia del Padre debe ocupar los pensamientos y las acciones de todos, todo lo demás debe ser quitado de en medio.

Los judíos le exigen a Jesús que explique su atrevida reacción, lo vemos violento, el ya se había rimitido a la dignidad de la casa de su Padre, pero esto no satisface a sus adversarios lo consideran presuntuoso y le piden que les de pruebas, entonces Jesús anuncia el signo de todos los signos, la última y la definitiva confirmación de su obra en el mundo, su propia muerte violenta en la cruz y su resurreción, ese el signo, los judíos mal interpretan sus palabras pensando en el templo de piedra, pero Jesús se esta refiriendo a la meta de su camino y a lo que es la meta de esta cuaresma él se refiere a su muerte y a su la resurrección, a la cual llega por medio del camino violento de la cruz.

Los discipulos recuerdan sus palabras y comprenden el signo de la cruz, con esto queda claro que la convivencia con Jesús, no es suficiente para entenderlo, solamente permaneciendo paciente y fielmente hasta el final, podrán comprender plenamente la grandeza de la persona de Jesús, la meta del camino, la resurrección hará posible la captación del sentido,del itinerario completo de su misión, palabras y opciones, esto sumado a la guía de la palabra de Dios, puede dar la luz que ilumina toda la oscuridad, por eso vemos, que antes de la resurreción Jesús envía a sus discipulos a misionar y fracasan y es hasta después de la resurrección que envía y entonces la misión tiene un gran éxito, porque es la resurrección de Cristo la meta final, la que hará posible la captación profunda del sentido de Cristo, de acciones, de sus palabras y opciones, así, Jesús es el lugar definitivo de la presencia de Dios en medio de su pueblo y el lugar por excelencia de la adoración de Dios.

Jesús es la perfecta casa del Padre, Dios se revela en todo su esplendor en la persona de Jesús, el que se hace su discipulo da el paso de la fe, se deja guiar por su palabra y por ese camino se sumerge en el océano infinito de amor y de gozo de Dios cuya fuente es el Padre de Jesús.

 

 

 

Read 1116 times
Rate this item
(0 votes)

About Author