Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime
Domingo, 16 Diciembre 2018
Si Cristo no fuera glorificado, vana sería la cruz

Si Cristo no fuera glorificado, vana sería la cruz Featured

(MANAGUA).Reflexionemos sobre los tres sentidos de la transmifiguración; el primero: es que, precisamente, después que en el capitulo 8 de San Marcos, el Señor le anuncia a sus apóstoles, que el hijo del hombre tendrá que ser entregado en manos de los sumos sacerdotes, escribas y fariseos, y padecer y morir. Tomando a parte a Pedro, Santiago y Juan subiendo con ellos a un monte alto y transfigurándose en su presencia, quiere Cristo que sepamos que la muerte en la cruz, será camino de glorificación, por eso para nosotros la cruz es, ya no como anteriormente como una maldición, sino como una redención, porque pasando por ella, Cristo es glorificado a la derecha del Padre; de ahí que no se puede entender que la cruz, la crucifixión y la muerte del Señor en la cruz, sin tener en cuenta que al final él será glorificado.

Si a la cruz, si a la crucifixión y a la muerte del Señor en la cruz, le quitamos la glorificación o perdemos de vista la glorificación, la cruz, será vacía, total y completamente de sentido; ya San Pablo lo diría con otras palabras, si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe, parafraseando a San Pablo podríamos decir, si Cristo no fuera glorificado, vana sería la cruz, esto es muy importante que lo entendamos para nuestra espiritualidad, para vivir mejor la relaciòn con el Señor, con el crucificado, porque muchas veces nosotros en nuestra relación con Dios, en nuestra experiencia espiritual nos relacionamos con el Cristo crucificado y muerto, es decir, con un Cristo que ha sido vencido por la muerte, porque si alguno de nosotros se queda únicamente en la pasión y muerte de Cristo, estaría quedándose y estaría profesando una fe en un Dios muerto, en Dios vencido por la muerte, en un Dios que no fue capaz, que no tuvo el poder de vencer a la muerte y ser gloficado.

Sin la gloria de Dios, sin la gloria de la resurección la muerte de Cristo, sería vana, no se puede entender el misterio de la cruz, si no es con el misterio de la glorificación, siempre que ustedes hablen de la pasión y muerte de Cristo, hablen de su resurrección, en realidad es Cristo padeciendo, muriendo y resucitando, no se puede dividir ninguna de estas experiencias del dolor de Cristo, sin tener en cuenta su gloria, su resurrección.

En segundo lugar el sentido siguiente de la transfiguración es que si Cristo es glorificado, también nosotros seremos glorificados por él, porque si compartimos su muerte, compartiremos también su gloria, dicho de otra manera, la glorificación de Cristo nos asegura la gloficación nuestra, el hecho de que Cristo haya abierto las puertas del reino de los cielos para sentarse a la derecha del Padre en el trono celestial, nos asegura a nosotros que las puertas del cielo que estaban cerradas después del pecado de nuestros primeros padres, ahora se han abierto, y estan abiertas para nosotros, por eso es importante para nuestras relación con el Señor, para nuestra espiritualidad comprender nuestra muerte con la glorificación; sin la glorificacion nuestra muerta sería un final fatídico, sin tener en vista la gloria que nos espera a nosotros a la derecha del padre, la muerte seria nuestra frustracion y nuestro fracaso absoluto, es mas, sin tener en vista la glorificacion de la resurreccion nuestra, la vida carecería de sentido, porque entonces toda nuestra vida, todo el trabajo que realizamos en nuestra vida tendría como final la frialdad y la oscuridad de un sepulcro,y honestamente qué sentido tendría vivir si se que al final de la historia lo último que me espera es la muerte, que sentido tendría vivir si se que al final de la historia lo que me espera como final absoluto de mi vida es la frialdad y la oscuridad del sepulcro, toda nuestra vida se derrumbaría si no tuviéramos presente y en cuenta, que si Cristo ha sido glorificado, también nosotros seremos gloficados con él.

Un tercer hecho de la transfiguración es para recordarnos que todo el camino cuaresmal tiene como finalidad la resurrección del Señor, el tiempo mas intenso que vive la iglesia es la cuaresma,porque nos prepara al acontecimiento mas trasendental, la resurrección del Señor.

El texto de la transfiguración, en un tercer sentido, nos recuerda que la cuaresma es un camino inexorable a la resurrreción del Señor, que Cristo ,al final de sus días, resucita, y que la última palabra en nuestra historia, nunca, jamás, la tendrá la muerte, si no la resurrección del Señor.

Pidamosle a Cristo por intercesión de nuestra madre que nos ayude, tambien a nosotros, a vivir intensamente estos tres sentidos de la transfiguración, Cristo gloficado, si él ha sido glorificado, nosotros seremos glorificados con ẃl y finalmente toda nuestra cuaresma solo tiene un camino y un final que es la resurrección del Señor y nuestras propia resurrección.

 

Read 503 times Last modified on Lunes, 05 Marzo 2018 17:56
Rate this item
(0 votes)

About Author