Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime
Lunes, 18 Junio 2018
Tener jornadas diarias como las de Jesús

Tener jornadas diarias como las de Jesús

(MATAGALPA,NIC)En las jornadas de Jesús – que presenta el Evangelio de San Marcos (1,29-39) – el Señor acude a las sinagogas donde como Maestro llega a enseñar; se dirige luego a la casa de Simón y sana a la suegra de éste tomándola de la mano; a continuación le llevan a los poseídos de espíritu inmundos a los que libera y cura. De madrugada cuando aún está oscuro se levanta para orar, sale luego hacia otros lugares en compañía de los apóstoles para continuar su predicación.

Al reflexionar sobre la jornada diaria de Jesús pensemos: ¿Cómo es mi jornada, tu jornada, nuestra jornada? ¿Qué hacemos en lo normal y ordinario de cada día? Muchos pensarán en el quehacer cotidiano desde que salimos de la casa, recordarán las conversaciones y diálogos en la escuela, en el trabajo o en el campo; otros revisarán lo que hacen al regresar al hogar y descubrirán si durante la jornada le han dedicado un tiempo a la oración personal, al rezo del Rosario o a la Santa Misa, porque ir a la celebración eucarística diaria es una gracia que es entregada a todos y no solamente a unos selectos, lo único que debemos hacer es aceptarla.

Hemos pues de cuestionarnos seriamente: ¿Dedico espacios a Cristo? ¿Cada cuánto me confieso? No olvidemos que - como en todo - en la vida espiritual hay que tener disciplina, de lo contrario no creceremos espiritualmente, tampoco se crecerá en el conocimiento de los tesoros insondables de Dios y no se llegará a tener una jornada tan completa como la de Jesús.

Otra pregunta importante es: ¿En mi jornada dedico tiempo para hacerle el bien al otro? Cada día hay que detenerse y pensar: ¿A cuántos les he realizado un bien hoy? No deberíamos dejar pasar un solo día sin al menos hacerle el bien a una persona, de esa manera cada quien debe disciplinarse y establecer actos concretos para el bien de nuestra vida, iluminados por el Evangelio.

Pidamos al Señor que nos conceda bellas jornadas de estudios, trabajo, familia, pero también de oración y radical caridad perfecta.

000
Read 235 times
Rate this item
(0 votes)

About Author